Los símbolos ancestrales en el Arte Indígena

 

Por: Edgardo Villanueva


La profundidad y la diversidad de la cultura en El estado de Oaxaca se advierten claramente en la enorme variedad iconográfica de su indumentaria, cerámica, metalistería, cestería, talabartería, así como en sus ritos, mayordomías, usos y costumbres, sistemas de organización social y comunitaria, sus materiales, procesos y técnicas de producción, su música, gastronomía, en sus paisajes, climas, vegetación, fauna, que determinan el quehacer cotidiano de sus pobladores. Esta profundidad y diversidad ha sido acuñada durante siglos y fortalecida por la incorporación de nuevas formas de ver el mundo que han llegado de fuera y que abren los límites geográficos y políticos del estado para ampliarse de manera indefinida al resto del continente con el cual compartimos rasgos  culturales.
De esta profundidad emerge el arte popular, la artesanía o el arte vivo de nuestras culturas originarias, arte que nos liga entre si y  a nuestro pasado, sea a través de los materiales, colores, técnicas o diseños pero fundamentalmente de nuestro banco genético, historia  extraída de la piel o  de nuestros recuerdos que compartimos con la tierra o el espíritu de la montaña convertido en viento frio o caliente que baja a nuestras comunidades.
 En la capital del estado de Oaxaca la casa de las artesanías es un punto de encuentro de 54 familias de 6 grupos originarios del estado de Oaxaca, aquí convivimos en un principio de respeto a la diversidad cultural,  en el coinciden historias personales de vida, sistemas de trabajo comunitarios ancestrales como el tequio, la guelaguetza  y el trueque, unidos con el ánimo de compartir esfuerzos en aras del desarrollo de nuestras culturas y nuestras familias. Esfuerzo que de manera sistemática desde hace 14 años nos ha llevado a valorar con orgullo nuestra raíz milenaria indígena, negra y mestiza.
                                                                                                                                                                                       Los sistemas de organización comunitarios siguen siendo la gran fuerza proveniente de nuestras culturas ancestrales, hoy reinterpretados, rediseñados y revalorados abren un gran camino hacia el futuro con certeza y esperanza para nuestras familias
En Oaxaca El arte popular y la artesanía se constituyen en sí mismos como el resultado de una filosofía de vida y la forma de entender el mundo que los ha creado, el arte indígena o arte vivo como hemos tratado de entenderlo, es una veta de creación y de desarrollo económico, cultural y de reforzamiento de nuestra identidad, los pueblos originarios que ocupamos el espacio geográfico del estado de Oaxaca, nos identificamos claramente unos de otros por nuestra indumentaria, nuestras comidas,  nuestras fiestas, nuestros usos y costumbres que dan testimonio de nuestra vegetación, clima, flora y fauna pero también de nuestro pasado histórico , genético y cultural. La iconografía y simbolismo ancestral siguen manteniéndose no solo en el mundo estético si no lo más importante en la conciencia religiosa y filosófica de los pueblos, en su indumentaria, su cerámica, su cestería, en la metalistería, joyería, talabartería etc. Esta iconografía sigue siendo objeto de estudio  por los intelectuales de la cultura, elaborada por manos artesanas y venerada por los depositarios del conocimiento en las comunidades de origen.
La casa de las artesanías de Oaxaca recoge una gran diversidad de esta artesanía, de los  sistemas de organización comunitarias como el tequio, la guelaguetza, el trueque,  que demuestran la vitalidad y fuerza de estos sistemas d participación comunitaria, que nos permiten competir en un mundo globalizado con identidad propia.

comercialización@casadelasartesanias.mx