EL GRAN LAGO DEL VALLE DE OAXACA

Por: Guillermo Rangel


Algunos autores afirman que el valle de Etla, Ejutla, Ocotlán y Zimatlán fue un gran lago que desapareció con el desagüe que los aborígenes hicieron en Yogana, Distrito de Ejutla, donde todavía existen tajos.  El Padre Gay, en su “Historia de Oaxaca” capítulo II p. 17, dice… “el terreno del valle demuestra, en efecto, sido este el asiento de un antiguo lago y hasta el día (1881), existen en los bajos del valle, pequeñas lagunas y pantanos, restos del antiguo lago”.

“Geográfica Descripción” capítulo XXXIC p. 414, relata: … “conservan grandes memorias de lo que fueron antes, y hay tradición que esta valle, todo era una laguna, tan larga y dilatada como las de México, porque los ríos que entras se rebasaban, porque no tenían corriente ni desagüe hasta que se hizo, cuatro leguas más abajo (una legua es igual a 5.57 km) hacia el sur, y verdaderamente es manifiesto el testimonio, porque todo el terruño en distancia de siete leguas, es todo arenisco y cenagoso”.

En lo que coincide, es que hace miles de años, la gente que vivía en el valle, abrió el desagüe por el sur; se afirma que en Yogana, de lo que podría ser este antiguo desagüe. Burgoa lo ubica a 22 kilómetros al sur. Cayetano Esteva, como prueba de esto, afirma que el cerro del Fortín fue hace mucho un terreno de capas sedimentarias, de lo que fue el subsuelo del Gran Lago que existió, y que fósiles lacustres que él encontró en este lugar así lo indica.

“El Fortín que en ese entonces no existía, brotó del lago, vomitando por algún tiempo, esas lavas plutónicas que se encuentran en los taludes y en los riscos que sobresalen del terreno arcilloso”.  El tiempo cerró el cráter.  Asegura Burgoa que… “los zapotecas se establecieron primero en Teotitlán del Valle, información que se recibió de tradiciones y pinturas. Y en verdad el lugar era a propósito, pues tenía al norte montañas y al sur el extenso lago, que algunos aseguran llenaba antiguamente el valle de Tlacolula”.