yo consumo, tu consumes

Por: Ma. Concepción Villalobos López


Iniciar un año implica renovar metas;  hacer la lista de cambios, desechar lo que no funciona en lo material, en la conducta, en los hábitos y también en las emociones.  Iniciar un año querámoslo o no, ocupa por lo menos durante breves instantes nuestros pensamientos  para construir escenarios mejores en nuestro entorno.
En esta ocasión  vamos a revisar aquellos cambios que tienen que ver con ganar un buen estado de salud para los próximos años; y es que no se trata de hacer una dieta para lucir espectacular en el próximo compromiso social; tampoco de iniciar con la rutina de ejercicio como un acto desesperado para tener una mejor condición física este fin de semana; se trata de comprometernos con la manera en que hemos de vivir los próximos años de nuestra vida, conscientemente, con responsabilidad, con armonía y sobre todo, con el mejor estado de salud posible.
Sin caer en extremos, empecemos por hacer un espacio en nuestra agenda para el ejercicio diario, los expertos aseguran que bastan 30 minutos de caminata a paso constante, aunque la natación, el yoga, tai chi o el baile, son opciones muy interesantes.  Muy importante también es reservar en el día unos minutos  para la conversación personal, para escucharnos, para revisar proyectos en camino, para tomar decisiones o simplemente para agradecer la oportunidad de existir; dicen que las primeras horas del día son excelentes, tal vez las últimas de la noche o cualquier momento en el que apaguemos dispositivos móviles, radio, televisión y cualquier distractor, será ideal para detener el ruido y disfrutar de una suave plática con el ser interior.
No puede faltar el cuidado de la alimentación;  un buen régimen  de la mano de especialistas, seguramente que va a mejorar nuestro rendimiento y condición física; no se trata de una dieta estricta de esas que nadie puede cumplir, tampoco de restringir todos los gustos, se trata de alimentarnos adecuadamente, de preguntarnos si todo, todo lo que llevamos a la boca, es necesario y nos aporta nutrientes.  Con paciencia, día a día, seguramente que encontraremos la mejor manera de disfrutar nuestros alimentos.
Han transcurrido las primeras semanas del año, lo que implica que tal vez algunos de nuestros  buenos propósitos van diluyéndose en la dinámica cotidiana; sin embargo, hoy queremos recomendar ampliamente algunos productos locales, de esos que estimulan la economía de nuestro entorno, de esos que implican el esfuerzo, la creatividad y el corazón de sus protagonistas; tengan por seguro que al elegirlos, están eligiendo salud y bienestar para el cuerpo, además de sumarse solidariamente a los sueños de esta hermosa tierra que compartimos… Oaxaca.

  1. Kühi Foods.- Frutas de temporada deshidratadas en frío 100% natural; en este proceso se conservan sus nutrientes y la fibra, además del sabor de la fruta sin necesidad de azúcar adicional.  Son ideales como tentempié, para mezclar con batidos, ensaladas o cereales. En Oaxaca ya se encuentran en diversos puntos de venta. https://www.facebook.com/profile.php?id=708321312704839&ref=br_rs
  2. Aderezos Casa Maresp.- Una variedad de delicados sabores ideales para acompañar ensaladas, pastas y cualquier tipo de comida. La comida sana, también puede ser deliciosa.  En Oaxaca existen varios puntos de venta.  Informes.  951 199 7951 https://www.facebook.com/profile.php?id=161362917394543&ref=br_rs
  3. Café Padiush.- Una excelente mezcla de café de la sierra norte del estado de Oaxaca.  Su delicado sabor evoca la armonía de las montañas zapotecas, la cultura ancestral y belleza de nuestro pueblo.  De venta en tiendas especializadas.  Informes. 951 181 76 80