Tránsito de carga transístmica por los puertos de Salina Cruz,Oaxaca y Coatzacoalcos, Veracruz

Por: Fernando Castillo. *


Porfirio Díaz, como oaxaqueño conocedor del Istmo por su época de militar en la zona, supo del enorme potencial de la región  en materia agrícola, como mina de sal de las Salinas de Marqués y otros productos. Juana Cata Romero, destacada mujer emprendedora nativa de Tehuantepec y amiga personal que fue del General Porfirio Díaz, promovió la siembra de caña y convirtió en un emporio esta  región, al industrializar su producto y exportar por el puerto de Salina Cruz y Puerto México en Coatzacoalcos, azúcar en sacos y alcohol tanto a los Estados Unidos como a países europeos.

Decía: “el General Díaz ve la posibilidad de rescatar el histórico tránsito de unir el Pacífico con el Golfo de México, como era con las Naos chinas. A partir de la inauguración de las dos terminales, Puerto México (Coatzacoalcos), Veracruz y Salina Cruz, Oaxaca, así como de la vía férrea que los unió, históricamente, México fue el primer país en abrir por segunda ocasión el tránsito interoceánico, ahora por el Istmo de Tehuantepec”.

La guerra fratricida de la revolución y coincidentemente la apertura del canal de Panamá por los Estados Unidos, obra iniciada por Francia  cuando Panamá era territorio colombiano, causaron a la larga y muy relativamente, una baja en el movimiento de carga por ambos puertos mexicano que iba en aumento; las estadísticas registraron en 1906 un manejo de cerca de 400 mil toneladas, para 1908 el total llegó a 600 mil y en 1912, llegó al millón de toneladas.

En la posrevolución, en la década de 1920 – 1930 y después de languidecer el ferrocarril y las instalaciones portuarias del Istmo de Tehuantepec, un licenciado y periodista visionario, Luis Cabrera, con el seudónimo  “Lic. Blas Urrea”, escribe en  “La Vanguardia”  publicación de ese tiempo, las ventajas que ofrecía la infraestructura del sistema portuario del Istmo de Tehuantepec e influye de tal manera en el ánimo del Presidente Adolfo de la Huerta, que el 11 de octubre de 1920, decreta oficialmente los Puertos Libres Mexicanos, comprendiendo: Coatzacoalcos, Ver., Salina Cruz, Oax., y Guaymas, Son., dándole nueva vida al viejo proyecto de tránsito interoceánico; por su parte,  el Presidente Obregón decreta en 1923 una  nueva ley para definir las bases funcionales de la organización de los Puertos Mexicanos y establece uno nuevo interior, en “Rincón Antonio” (hoy Matías Romero);  sin embargo, Plutarco Elias Calles, Presidente de la posrevolución,  decretó la desaparición de los Puertos Libres el 1 de septiembre de 1926, lo que conlleva abandono y falta de mantenimiento, por lo que, para 1934 el sistema portuario a causa del azolve entre escolleras (cuentan los lugareños que se jugaba futbol), cierran completamente su operación.

En 1935 el señor Baldomero Jiménez, gestiona un permiso para manejar sal en costalera además de una vía del ferrocarril paralela a la bodega casa vieja y abrir una brecha para comunicar la Bahía de La Ventosa, y en operación de alijo cargar la sal a los barcos fondeados en dicha bahía cercana a Salina Cruz;  en estas condiciones se encontraba el puerto cuando el General Lázaro Cárdenas lo visita y el Ing. Ángel Peimbert, le propone la construcción de un canal que, además incluía un túnel. Dicho proyecto quedo en eso: en  proyecto. En el mismo año y posterior a la visita del Presidente Cárdenas renace  el interés oficial en favor del Istmo, dragándose el antepuerto y la entrada entre escolleras, así como la dársena;  el 17 de octubre de 1939 el Presidente Cárdenas decreta la creación en los Puertos Libres Mexicanos de Salina Cruz, Matías Romero, Puerto México y Topolobampo.

En 1952, el Ing. Modesto C. Rollan, presenta  el  proyecto del Decavía, construcción de un ferrocarril de 10 vías que podrían transportar barcos hasta de 25,000 toneladas. En 1973 es abolida la ley de los Puertos Libres Mexicanos por el Presidente Echeverría. Para 1974 le es presentado al Presidente Echevarría un proyecto por una empresa japonesa, avalado por el señor Alfonso Gómez Z. y la Dirección de ferrocarriles de la S.C.T., se trae exprofeso el tren presidencial “El Olivo” para hacer el recorrido de Coatzacoalcos a Salina Cruz y a bordo se le expone el proyecto que consistía en la construcción de dos puertos en “El Ostión” cercano a Coatzacoalcos y en la bahía de “La Ventosa” cercano a Salina Cruz, contemplaba también la construcción de dos vías férreas paralelas electrificadas.

En los periódicos del día siguiente en primera página y a ocho columnas se pudo leer: “El tránsito interoceánico es una realidad”; sin embargo,  no se volvió a comentar nada al respecto y como tantos otros proyectos quedó en el olvido. Cuatro años más tarde, el Presidente López Portillo, propone el proyecto Alfa.Omega que retoma la idea de un puente terrestre en el Istmo de Tehuantepec. Parte de la base de que con un mínima inversión adicional a la infraestructura existente se puede establecer una relación orientada a mantener con precisión, agilidad y rapidez, el flujo de la actividad de las terminales marítimas en el servicio de cargas contenerizadas en tránsito internacional. Para ello se propuso y llevó a cabo las siguientes acciones: a.- Señalamiento marítimo moderno en las dos terminales, b.- Rectificación del canal de navegación en Coatzacoalcos, manteniendo una profundidad de 14 metros, c.- Construcción de un muelle en el antepuerto de Salina Cruz con longitud de 250 mts. y profundidad a pie de muelle de 12 mts., d.- Habilitación de patios y accesos, e.- Dos grúas de pórtico para cada puerto marca Tacraf, de manufactura alemana, grúas de patio, y elevadores para manejo de contenedores en patios. Para el año de 1984, el puerto manejaba 30,000 contenedores al año y Coatzacoalcos muy escasos, al grado que la grúa se cambió al Puerto de Veracruz.

Es innegable que los ferrocarriles y las carreteras son goznes de la cadena del transporte multimodal, sin ellos no es posible comercializar, trasladar los productos de diferentes regiones ya sean agrícolas, mineras e industriales para manejo portuario en la exportación e insumos en la importación, otro factor importante es hacer hincapié en el desarrollo del astillero número 8, hoy 20 de la Secretaría de Marina, y es indudable la capacidad técnica de los Ingenieros Mecánicos, egresados de la Heroica Escuela Naval Antón Lizardo de Veracruz  con la especialidad de Arquitectos navales, los trabajos desarrollados a la fecha son garante de su profesionalismo, será deseable aumentar los espacios para el desarrollo futuro del astillero. En la terminal de contenedores, sería conveniente ampliar el muelle actual de 250.m.l., en por los menos otros 250.m.l. pensando en la vocación del puerto en el servicio de cargas contenerizadas en tránsito internacional adecuar el servicio ferroviario, aprovechando la energía eólica de la región, para tener un verdadero puente terrestre, con doble vía y trenes eléctricos.

Fernando Castillo Menéndez.

*Miembro del Seminario de Cultura Mexicana.

Curriculum vitae: 1970 – 1995
Superintendente de los Puertos Libres Mexicanos de Salina Cruz, Oax., y Coatzacoalcos, Ver.
Superintendente de Operación Portuaria, Secretaria de Marina, Coatzacoalcos, Ver.
S. de O. P., en los puertos de Coatzacoalcos, Ver., y Salina Cruz, Oax., Subsecretaría de Puertos y Marina Mercante, S.C.T.
Delegado en Salina Cruz, Oax., de la Comisión Nacional Coordinadora de Puertos, Subsecretaria de Puertos y Marina Mercante, S.C.T.
Superintendente de Operación Portuaria en Manzanillo, Col. Subsecretaría de Puertos y Marina Mercante, S.C.T.
Director General de Servicios Marítimos y Portuarios de Ensenada, B.C., S.C.T.
Delegado de la Comisión Nacional Coordinadora de Puertos y de Puertos Mexicanos, S.C.T., en Rosarito, El Sauzal y Ensenada, B.C. (Honorarios)
Director General de Administración Portuaria Integral de Ensenada, S.C.T.
Promotor del Puerto de Salina Cruz, Oax., A.P.I., S.C.T.

 

Fuente:

Istmo de Tehuantepec. Licenciado Enrique Sodi Álvarez; Publicaciones de la Secretaria de Marina y de la Secretaria de Comunicaciones y Transportes; Origen de Salina Cruz, Maria Paulo H. Vda. de Moreno.

*Miembro del Seminario de Cultura Mexicana.